Blog

Salga del clóset culinario

By gabocl 05/09/2010

Me cae bien el loco Bourdain. Tiene pulenta pega, es idiota, rockero y no siempre bien intencionado. Si le han dado tanto espacio en la tele y nos hace felices a los guatones y a las cuicas shuper de la revista Paula, por algo será.

Tiene esa cosa del conocimiento de la haute cuisine que lo hacen irresistible para todos los gourmet, cuando se pasea con chalitas por Venezuela y dice que lo real está en las comidas locales, la tradición y la artesanía. Y todos dicen: Este gallo sabe.

– “Me quiero morir con un pedazo de grasa del cuello de este chancho” decía la otra vez.

– “Este gallo sí que sabe” Dijeron todos. – “Quiero ser como él” dijo la mayoría encandilada. –“Yo siempre he sido como él” dijeron los más carenalga.

Vamos a la realidad chilensis:

En un país que no está preparado para abandonar la comodidad, el gusto por lo bello estándar (tipo teleserie del 13) y el estatus al peo que trae consigo la “bonanza” económica o el aumento del crédito personal, Tenemos mucho que perder si dejamos en manifiesto nuestros más oscuros deseos y comportamientos culinarios. Debemos recurrir a tácticas sociales que dejen ver que no somos rotos, que estamos bien educaditos desde chicos, que nuestro nivel de sofisticación solo podría ser encontrado en París (Nueva York es muy chulo). Y vamos con el discurso:

  • Yo? Legumbres?… nunca he comido!.
  • Pasarle el pan al plato? Que ATROZ!
  • Que cantidad de grasa! Que asco!
  • No entro a ese local rasca y sucio, me voy a intoxicar, me va a salir un pelo en la sopa.
  • Esta comida es muy condimentada, tengo alergia.

Y así como así, pasó la vieja y cuando te das cuenta pasó un año en que tu elección más alocada fue ir al Kentucky cuando pensabas pasar derecho al big mac. Una vez más el maldito término de “placer culpable” invade la vida y nos va alejando de nuestra esencia. El problema es que de tanto hacerle caso, esas “elecciones” pasan a ser parte de la rutina.

Sería otro carenalga si me lanzara a lo Bourdain a recomendar boliches y garitos. Ya hay varios haciéndolo y no creo dar el ancho, pues soy sobre todo un gran ignorante en toda materia del conocimiento humano. Lo que sí puedo decirle, es que la comida es una experiencia que puede ser takilla, reguleque o malandra. Si no corre riesgos, va a comer SIEMPRE reguleque.

Yo prefiero tomar el riesgo y coleccionar experiencias. Puedo pegarme un guatazo, o puedo encontrar una picada nueva. No quiero que me lo cuenten..

One thought on “Salga del clóset culinario

  • Me gustó tu publicación, y mientras leo… veo lo fabuloso que es haber nacido en el barro, el cerco de madera y la lluvia de Valdivia, porque yo por lo menos me siento pez en el agua comprándole condimentos a una peruana en la feria, como de paseo en moto por Pocuro, no tengo tabúes y para mi el concepto de ROTO lo conocí acá jeje.

    Me encanta Santiago y conocer este Chile que no conocía.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *